31 octubre 2007

Pendejómetro (o los placeres de la carne)

Empieza este nuevo aporte del Doctor CLO con un afectuoso saludo a los comedidos que se toman la molestia de venir a visitar.

Ahora, continuamos.


La mejor manera de equivocarse es cuando estamos seguros de que entendemos algo. Sí, ALGO. Indeterminado e infalible como un buen cabezazo en el pecho de un defensa italiano (Allez, Zizou! por cierto).

Entonces, sucede que "entendemos" la situación, cómo es y de qué va; sin embargo, la realidad es tan aplastante que cualquier personaje llega y levanta un centro imprevisto, llega un volante no programado y mete el golazo de la fecha.

Ahí, la validez del pendejómetro. Para los futboleros, va esta imagen clarificadora:

Uno es el arquero que debuta a la fuerza -seguramente por la regla del sub-17- y con un paquete de nervios en la parte frontal de los pantaloncillos (qué término castizo, por favor!) y tiene que enfrentarse al ataque contrario. Entonces, pasa lo que quedó dicho: un pendejo cualquiera se cola por la banda izquierda y alza la pelota al puro centro del área.

¿Qué se hace? ¿Quietito o agresivo a reventar la bola con el peligro de perder una mano en el camino...? ¡Decida, arquerito!

Muy bien, pues, hasta decidir, llegó el otro pendejo al que nadie le cubrió (¿por culpa del arquero o depende solo de los defensas?) y clava el cabezazo que mata toda aspiración mundialista, de paso jode el marcador y acaba el invicto.

Tomá, pendejo, por debutante. La próxima, a decidir antes. O arriesgar más. O no.

"...y el libro que no escribiste ya nadie lo va a leer; y al árbol que no plantaste ya nunca se va a trepar el hijo que no tuviste porque te hiciste matar" - Acho Estol (Sopapa)

Se despide momentáneamente el suscrito, hasta que llegue otro detalle compartible.

2 comentarios:

Di dijo...

por eso en la vida hay que arriesgarse...

Ursus Andinus dijo...

Es preferible tomar al toro por los cuernos.... Hay que jugarse al todo o nada, es más grave cuando hay nada, pero si te sale el todo es mejor...
Saludos CLO