01 febrero 2009

No sé si a ustedes les pasa, pero a mi me pasa unas 3 o 4 veces por semana... me hacen esperar...
esta semana:
Almuerzo: 10 minutos tarde
Amiga en el Quicentro: nos vemos a las 6... 6 y15, ya llegué. Donde estas?
Salida de chicas: en 5 bajo... apareció 20 minutos más tarde...
Ida al fútbol: te parece si paso por ti a las 10y45... 11y15 ya llegué
En total entre 4 personas distintas se robaron 1 hora de mi vida...

El problema es que si reclamas siempre hay una excusa: el trafico (en serio todos los días a toda hora hay full tráfico, aprende a calcular), es que creí que no me demoraba (pero te demoraste así que empieza no dejar todo para el último) y otras... y también la correspondiente disculpa: Perdón, no va a volver a pasar (y siempre pasa de nuevo).

En lo personal esperar siempre me ha parecido una muestra de falta de respeto... Es un no considerar a la persona que te esta esperando... Así que antes tenía una actitud: si después de 10 minutos la persona en cuestión no aparecía... me iba... cosa que era mitigada en caso de que tuviera la decencia de avisar que se demoraba. Si quedamos en encontarnos a las 4 y sé que voy a llegar tarde 10 para las 4 llamo y digo: Lo siento, voy a llegar tarde... Lastimosamente me di cuenta de lo fallido de mi reacción... hoy hay minímo 10 personas que no me hablan por ser una neurótica que no tuvo la delicadeza de esperar!!!

Así que mi nueva decisión es: voy a salir a la hora que me toca encontrarme con alguien y si no les gusta esperar que aprendan a llegar temprano...

Evidentemente hay excepciones de gente que si respeta a las otras y llega a tiempo... a esa gente sería una verguenza hacerle esperar...

5 comentarios:

Ludovico dijo...

lo tendre en cuenta!

Estertor dijo...

Yo odio la impuntualidad también, pero en serio! Cuando se demoran me largo y me cabreo.
Pero, también me jode cuando te dicen "ya pues, entonces ya hablamos para ver a que hora nos encontramos en el fútbol" y nada...................

Petite dijo...

Cuando se habla de puntualidad, siempre me acuerdo de una mini campaña que hizo un amigo que ahora es diseñador, me pareció a lo bestia porque enfocaba el problema justamente igual que tú. El slogan (creo que se dice slogan) era: Respétate y no esperes más.
A veces espero y a veces me esperan, pero si aplicáramos el "respétate y no esperes más" nadie sufriría.

Diego Fabián dijo...

Alguna vez ya hablé acerca de la famosa "Hora Ecuatoriana"... La conclusión final fue... ¡¡que no hay remedio!!... Así somos los Latinoamericanos!!...

(Para muestra, estoy comentando atrasado en un post que ya pasó!!... Jeje...)

Cathy Pazos dijo...

Me cae muy mal tener que esperar, pero irónicamente si hago esperar...

:D